El rock de Los Callejeros sigue sonando con "El show nuestro de cada día"

 

Caracas, 09 Sep. AVN.- Todo comenzó en locales nocturnos de aquella Caracas de la década de 1990, cuando un grupo de jóvenes de las clases populares del oeste de la capital, adictos al rock casi desde sus primeros pasos, decidieron apostar a su talento y fueron a la calle a interpretar temas musicales que, en ensayo y error, componían en sus casas con recursos e instrumentos que tuvieran a su alcance y el pecho henchido de ganas de cambiar al mundo.

Jorge Pineda y Juan Niño eran los pilares de la banda que se fue conformando al tiempo que conquistaba al público, tomando varios nombres hasta llegar al definitivo: Los callejeros, el mismo que han ostentado durante 20 años de carrera musical y que hoy los sigue definiendo a la perfección.

"Elegimos el nombre de Los callejeros porque siempre estábamos en la calle, haciendo las canciones, tocando, y tocando donde sea", expresa Pineda, vocalista y líder del grupo en el que también participan Carlos Romero (guitarra), Jairo Carrasquel (guitarra), Denis "Pomponio" Legón (bajo) y Douglas Barrios (batería).

Los callejeros no creen —y no le gustan— los tributos a bandas extranjeras. Su música se caracteriza por ser siempre auténtica, con ritmos de rock and roll y heavy metal, y con letras que narran conflictos reales: violencia en las calles y en los medios de comunicación, así como la niñez en situación de pobreza.

Con esta premisa, la banda logró posicionar temas como "Fulano de tal", "Negado por la vida", "Inmoral" y "Solo un hombre solo", incluidos en su primera producción fonográfica en 1994. Las anécdotas con relación a este disco —cuyo nombre fue Fulano de tal— son muchas: "hacíamos grabaciones en casa pero el sonido no nos gustaba, hasta que conseguimos patrocinio del ingeniero Boris Milán, el mismo que ha ganado premios internacionales, que grabó también a Paul Gillman, y a los Caramelos de Cianuro cuando estaban comenzando. Con ese patrocinio vivimos la primera vez de muchas cosas como grabar en un estudio, por ejemplo, y aunque fue un proceso lento ganamos un gran aprendizaje", recordó Carlos Romero.

Todos estos temas sonaron en las cárceles del país en una gira extraordinaria que la agrupación emprendió durante cinco meses de 1997 en centros de reclusión como Yare 1, Rodeo y La Planta, esta última demolida años atrás por el Gobierno nacional.

Hasta la fecha, esta ha sido la única agrupación musical del país que ha emprendido una gira en cárceles y afirman sin titubeos que si existiera la posibilidad de hacerlo de nuevo, sin duda lo harían. Aunque reconocen que los privados de libertad preferían escuchar salsa, el rock de Los Callejeros logro filtrarse muy bien en esta población.

"La gente nos decía que los presos nos robarían todo, pero cuando estábamos con ellos sentíamos algo completamente diferente: nos trataban bien, compartían con nosotros los alimentos que ellos preparaban y cuando nos íbamos sentíamos la responsabilidad de ayudarlos, pues cantar no era suficiente para nosotros", comenta Jorge Pineda, quien en diferentes ocasiones terminaba los conciertos llevando consigo los papelitos que reclusos le entregaban los músicos con la esperanza de hacer llegar un mensaje a sus familiares.

"Mi familia no sabe que estoy preso, decían, y cuando abandonábamos la cárcel un gran silencio reinaba entre nosotros pues nos íbamos muy tristes. En esa época llevarles algo bueno a los presos no era aceptable para el gobierno y por eso los custodios nos hacían sentir como presos, nos trasladaban en los autobuses habilitados para los presos y cuando nos llevaban a la cárcel los choferes manejaban violentamente para hacernos sentir incómodos. La teoría de ese entonces era que al preso había que tratarlo a los golpes", recordó el vocalista.

 El show nuestro de cada día

Luego del primer disco, la banda logró presentarse en festivales del país y hasta consiguió, con sus propios recursos, cantar en La Habana, Cuba, siendo la única agrupación de rock que en su oportunidad haabía logrado tocar en la isla.

Sin embargo, en 2002 hicieron una pausa artística y decidieron disolver la banda hasta diez años después, cuando volvieron al ruedo para cumplir un sueño que desde hace mucho quedaba pendiente: la producción de un segundo disco.

"Este disco llamado El show nuestro de cada día está compuesto por 10 temas", explica Carlos Romero, "De los 10 temas ocho han sido grabados en este momento y los otros dos son del año 2009, y ahora están remasterizados y remezclados. Este es un álbum que conserva nuestro estilo rockero, pero que coquetea un poco con el metal", afirma el guitarrista, quien anunció que el disco será lanzado a través de internet el próximo 30 de septiembre, por los medios sociales Youtube, SoundCloud y la página web oficial del grupo loscallejerosbanda.com.ve.

Con este disco buscan regresar a los escenarios y a la vez mostrarle al público que el talento nacional no se detiene.

"Queremos volver a la palestra, participar en eventos y tocar en los teatros recuperados en Caracas con el apoyo de Fundarte. También queremos lanzar este material con el Centro Nacional del Disco" y con ello "ratificar que el talento nacional no se detiene y es tan talentoso como el trabajo que viene del extranjero. Este es un momento para crear, para levantar la cabeza", dijo.

 
Fotos: Juan Carlos La Cruz, AVN.

09/09/2017 - 08:56 am