Cancún: victoria que frenó un golpe de Estado y una invasión imperialista

El mundo se vino a enterar el domingo de un secreto bien guardado, revelado apenas transcurridas unas horas de la victoria alcanzada por Venezuela en Cancún, evento que más que un triunfo diplomático fue gesta libertaria que frenó el golpe de Estado que adelantaban los apátridas de la oposición golpista criolla y la invasión de marines que desde el Comando Sur se disponía a lanzar EEUU contra la Revolución Bolivariana.
Lo dio a conocer el Presidente Nicolás Maduro durante la celebración en el campo de honor de Academia Militar de Venezuela, del 196º aniversario de la Batalla de Carabobo y Día del Ejército Venezolano que tradicionalmente tiene lugar en esa institución donde se forman los soldados del “Ejército forjador de Libertades, anuncio que sorprendió a los asistentes y a millones que lo escuchaban y veían por radio y televisión.
“Tras la derrota de la OEA, -dijo- los planes de EEUU y la MUD para intervenir militarmente en Venezuela fueron frustrados”, junto con otras acciones conspirativas, entre ellas la detección e intervención por los servicios de seguridad del Estado de un centro de operaciones diseñado para afectar la plataforma informática del CNE e impedir la celebración de las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente”.
El anuncio presidencial evidencia que el triunfo de Venezuela en Cancún, donde se ahogó el sueño intervencionista de esa canalla que hace vida en la OEA fue, además de una victoria alcanzada en el campo de la diplomacia, un golpe demoledor para los planes que en complicidad con los apátridas de la MUD preparaban, seguros como estaban de que en el foro triunfaría su maniobra injerencista.
Todo estaba preparado, tanto aquí los conspiradores de oficio criollos como allá, en alguna base militar los marines yanquis, esperando la señal que les indicaría el momento de lanzarse a la que pensaban sería la realización del macabro sueño que acarician desde hace tanto tiempo y no se ha cumplido: recuperar el poder perdido y el saqueo de los ingentes recursos naturales de la Patria de Bolívar.
No contaban, prepotentes y soberbios como son, y errados en sus cálculos alegres, que Venezuela no es la de antaño, la de la Cuarta República entregada como están hoy los Estados vasallos imperiales a su amo yanqui, sino una nación con un pueblo y un gobierno libres, dignos y soberanos dispuestos a enfrentarlos, donde, cuando y como quieran, como lo han hecho durante un golpe de Estado continuado de 18 años.
Como se comprobó con el desmantelamiento del proyecto desestabilizador que preparaban y que estaba dividido entre tres eventos, como reveló el jefe del Estado.
“El primero, -dijo- consistía en el pronunciamiento de la Organización de Estados Americanos (OEA) para intervenir al país; la activación del grupo de violentos en el Este de Caracas, y como último, la insurgencia de un grupo de militares activos para que llamaran a un golpe de Estado”.
“Una cadena de eventos de estas características, que fue planificada para activarse esta semana iba a implicar la llegada de las tropas gringas a mares venezolanos, a tierras venezolanas para justificar una operación militar-humanitaria y ocupar nuestro país.”
Se equivocaron como siempre lo han hecho con el pueblo, el gobierno y con los sistemas de inteligencia del Estado venezolanos que venían investigando y siguiendo todos y cada uno de sus pasos y movimientos conspirativos, que sorprendieron y capturaron a los comandos golpistas que iban a asestar la primera fase del golpe de Estado a ser seguida de las dos restantes.
Según informaciones de prensa, en las últimas horas, efectivos de los cuerpos de seguridad del Estado allanaron varias residencias de Altamira, municipio Chacao, centro de operaciones de la oposición golpista que realiza las marchas que en los últimos 86 días han causado decenas de muertes y más de mil heridos, deteniendo a 2 asesores de la MUD y a otras personas a las que les incautaron pasamontañas, cascos, máscaras anti-gas, chalecos anti-balas, armas, explosivos y otros materiales.
En respuesta a esa situación de carácter subversivo armado, que ha provocado gran número de víctimas humanas, daños a la propiedad pública y privada que en su exceso ha llegado a atentar contra una instalación militar en San Cristóbal y en Caracas contra la base aérea “Francisco Miranda” (La Carlota), acción bendecida por un sacerdote, el Presidente Maduro tras manifestar que “le hemos dado un golpe noble a la los conspiración contra el proceso electoral, dijo que:
“Llueva, truene o relampaguee, la Constituyente va por la paz y por la patria”.
En tal sentido expresó que se han detectado a través de servidores manejados por la derecha, la celebración estas semana, de nuevas maniobras desestabilizadoras en el marco de una serie de actos dirigidos como siempre, a justificar una intervención militar extranjera.
En este sentido, según destaca una nota del Correo del Orinoco, señaló que las mismas “están en plena fase de investigación, y que los involucrados, detenidos en jurisdicción militar por violar leyes fundamentales contra la integridad, independencia, la paz y soberanía del país, y que van a ser juzgados en base a la justicia y a la verdad, “todos están declarando y cooperando activamente y han revelado nombres”.
“Venezuela tiene que seguir su rumbo, tiene que seguir su funcionamiento y más temprano que tarde, con los nuevos métodos de combate que he ordenado, neutralizaremos, capturaremos y derrotaremos definitivamente todos los focos de la derecha fascista.”
Y como un “obsesionado” que es del diálogo, el jefe del Estado, el jueves pasado, durante la rueda de prensa con periodistas de los medios internacionales, anunció que están por arribar al país las delegaciones de cinco países amigos, El Savador, Nicaragua, República Dominicana, Uruguay y San Vicente y las Granadinas, con el fin de que mediante su intervención se convenza a la oposición volver a la mesa de negociaciones que abandonó, por ser como ha dicho siempre, el camino hacia la paz”
Sin embargo, los analistas que sigue de cerca la situación venezolana y el proceso convocado por Maduro, estiman que los representantes de la MUD lo rechazarán una vez más, porque así se los ordena Washington, como irrespetuosa y groseramenteo rechazaron la mediación del Papa Francisco, quien en noble gesto de amor y paz para con Venezuela envió a su representante personal, y prepotentes se nieguen a retomar el diálogo.
Maduro, como veterano y realista político y estadista, está consciente de ello y no se hace ilusiones de que su amo les permita retomar el diálogo a esos golpistas de oficio los que son los cabecillas de la MUD, más aún cuando sabe, como denunció el miércoles que hacían planes para continuar desestabilizando al país.
“La derecha venezolana -dijo- se reunión el pasado 19 y 20 de junio en Caracas en espera de una decisión de la OEA contra Venezuela. Les cayó un balde de agua helada cuando vieron que no había resolución”.
Ante este ilegal y reiterado llamado a la desestabilización de un gobierno democrático elegido en democráticos y transparentes comicios y el peligro que ello significa para la vida del pueblo que podría verse envuelto en una sangrienta guerra civil como la que propician esos apátridas de la MUD, durante su discurso del 24 de junio el Presidente-Obrero se manifestó diciendo:
“Como jefe de Estado pido y exijo respuesta al Poder Ciudadano, al Poder Judicial y pido cárcel contra aquellos que han llamado al Golpe de Estado. ¡Pido justicia! ¿Alguien quiere una guerra civil?
En este sentido instó al Defensor del Pueblo, Tarek William Saab “a reunirse con el Contralor General, Manuel Galindo y la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz para analizar este grave problema que no ha tenido respuesta institucional de los Poderes públicos del Estado” al tiempo que pidió un pronunciamiento del Tribunal Supremo de Justicia sobre el asunto al Magistrado Maikel Moreno.
Mas adelante reiteró su llamado al diálogo, “pero –dijo- sobre la base al respeto a las reglas de la ley y la Constitución, el cese de los ataques armados de la derecha y el diálogo para encaminar soluciones a los problemas de los venezolanos” y exhortó una vez más a las instituciones del Estado a hacer cumplir la ley contra los que han llamado a violencia, golpe y conspiración y a la sociedad nacional a unirse en torno al diálogo constituyente que el 30 de julio tendrá unas elecciones históricas.
Ese el camino a seguir, el de las amplias alamedas de la paz, armonía y democracia y no los estrechos atajos de la guerra y la violencia que tomaron los golpistas cabecillas de la MUD, que de no renunciar a demencial y compulsivo afán de destruir la Revolución Bolivariana les espera es la cárcel, porque en la Venezuela de hoy no hay espacio para la impunidad, la “!Clemencia Criminal¡” que Bolívar denunció hace 2 siglos.
Y mientras el Judas de Almagro y el resto de vasallos de EEUU en la OEA y la MUD se lamen las heridas del fracaso en Cancún, del fallido golpe de Estado y de la frustrada invasión de marines a Venezuela, la triunfal caravana de la Revolución Bolivariana avanza a paso de vencedores hacia la Asamblea Nacional Constituyente que sepultará para siempre el demencial afán del Imperio y sus lacayos de destruir el pacífico proyecto político e ideológico de Chávez, el eterno y supremo comandante.

27/06/2017 - 03:43 pm