Auditorías: La historia de una práctica por la transparencia electoral

 Infografía: Julio Barrios, AVN

Caracas, 02 Dic. AVN.- El sistema electoral en Venezuela cuenta con una plataforma totalmente automatizada desde 2004 y, a partir de ese momento, la revisión del funcionamiento de todos sus componentes se hace antes, durante y después de cada comicio, como una forma de certificar la transparencia del proceso.

Esta verificación se cumple a través de las auditorías, que comenzaron a aplicarse con el referendo revocatorio celebrado en agosto de 2004, un proceso signado por exigencias de sectores promotores de la consulta —alineados con la oposición venezolana— y críticas sobre la transparencia del proceso.

Para ofrecer garantías, se acordó la evaluación de recursos materiales, tecnológicos y datos involucrados, solo posible con un sistema completamente automatizado. Así, representantes de partidos políticos evaluaron aspectos como la validez de los resultados, mediante el contraste de las papeletas con las actas de escrutinio.

La práctica, que consolidó el reconocimiento de esta elección, prosiguió en los comicios de concejales y de juntas parroquiales, desarrolladas el 17 de julio de 2005, y en los comicios parlamentarios de 2005.

Lo propio ocurrió en las presidenciales del 3 de diciembre de 2006; en el referendo constitucional del 2 de diciembre de 2007; en las elecciones del 23 de noviembre de 2008, en las que se escogieron alcaldes y gobernadores; y en el referendo aprobatorio de la enmienda constitucional del 15 de febrero de 2009.

Desde entonces se constituyó en un mandato que se cumple en la actualidad gracias a la Ley Orgánica de Procesos Electorales, aprobada hace ocho años. En su artículo 156 señala que la verificación se hace sobre los recursos materiales, tecnológicos y datos utilizados en las distintas fases del proceso electoral.

El libro Auditorías del Sistema Electoral Venezolano, publicado en 2010, señala cuáles son los objetivos que se persiguen con las diversas verificaciones que se hacen al sistema: mostrar la transparencia del sistema en cada una de sus fases y procedimientos, así como certificar el funcionamiento seguro, correcto, preciso y eficaz de los componentes y programación.

Un voto blindado

Las auditorías también se proponen demostrar la inviolabilidad e invulnerabilidad del voto para garantizar la integridad de ese derecho constitucional, como se ha comprobado desde 2004.

Los técnicos del ente rector del Poder Electoral y de las organizaciones políticas han dejado constancia de esa realidad en cada una de las actas que se firman al término de cada auditoría. Los expertos electorales que participan, en la década pasada como observadores internacionales y, actualmente, en calidad de acompañantes, hacen lo propio en sus informes, los cuales son entregados al CNE luego de las elecciones.

En el esfuerzo por blindar el sistema de votación, los protocolos de verificación se ejecutan en dos fases. En la primera se lleva a cabo la auditoría electoral, que consiste en verificar el software de máquina de votación, el Registro Electoral, los cuadernos de votación, archivos de configuración de la máquinas electorales, los datos biográficos y biométricos de los electores y la producción de máquinas.

También comprende la certificación del software de totalización, de la infraestructura tecnológica, de predespacho (que comprende una prueba final de los equipos antes de su distribución), de puesta a punto del Sistema de Totalización y de telecomunicaciones (fase I y II).

La segunda fase de esos protocolos es la verificación ciudadana, que se hace el día de la elección. Esta consiste en la revisión de los comprobantes de votación con relación a los datos contenidos exclusivamente en el acta del acto de votación elaborada por los miembros de mesa.

Una práctica mantenida

El próximo 10 de diciembre Venezuela celebrará la elección número 23 de los últimos 18 años. En esta oportunidad, serán escogidos los 335 nuevos alcaldes del país, y también será electo el gobernador del estado Zulia. Para este nuevo evento comicial el proceso de auditoría no será distinto.

Son más de diez las revisiones que se harán sobre el sistema. El proceso comenzó el pasado 6 de noviembre con la verificación del Registro Electoral, y se espera que culminen el 10 de enero de 2018 con la segunda fase de la auditoría de datos de electores en máquinas de votación.

Es el mismo esquema aplicado para las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que permitieron la participación de sectores sociales en las auditorías, y en las elecciones de gobernadores, efectuadas el pasado 15 de octubre.

02/12/2017 - 08:24 am